¿Tenemos en nuestros genes la capacidad de sanar los efectos de los psicodélicos?

High Times

by LeafAlert 49 Views 0

El Dr. Joe Tafur, M.D., ha dedicado su carrera a la investigación psicodélica, tratando de cerrar la brecha entre la medicina occidental y los sistemas de curación espiritual. Razona que la ciencia moderna nos ha dado una gran cantidad de tecnología y drogas para tratar de curar enfermedades, mientras que a menudo minimiza el papel de la salud emocional y espiritual.

Tafur pasó varios años en la Amazonía peruana estudiando la antigua tradición chamánica de los Shipibo bajo la guía de Ricardo Amaringo, un maestro ayahuasquero. Esta práctica hace uso de la infusión de ayahuasca, que contiene el poderoso alucinógeno DMT. A través de estas experiencias, Tafur aprendió cómo el espíritu y el cuerpo físico interactúan para sanarnos.

Hoy, Tafur encabeza el Proyecto de Epigenética de Modern Spirit, un ambicioso estudio sobre cómo funciona la medicina psicodélica en el nivel más fundamental: el de nuestro ADN. La epigenética es un campo científico que estudia la “expresión génica”, el proceso a través del cual la producción de proteínas en nuestras células, mediada por el ADN, se ve afectada por los cambios ambientales. En el proyecto de Tafur, su equipo pretende mostrar una base biológica de cómo la MDMA (la forma más pura de “éxtasis”): la psicoterapia asistida puede ayudar a los pacientes a curarse del trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Is Psychedelic Healing in Your Genes? A Team of Scientists Seeks to Find Out

Courtesy of Modern Spirit( Dr Joe Tafur)

Modern Spirit se ha asociado con la Asociación Multidisciplinaria para Estudios Psicodélicos (MAPS, por sus siglas en inglés), que patrocina ensayos clínicos de tratamiento con MDMA para el TEPT en América del Norte, Europa y Asia. El equipo de Tafur recolecta y analiza muestras de saliva de los participantes del ensayo antes, durante y después del tratamiento para explorar qué impacto fisiológico tiene la combinación de MDMA y psicoterapia en los participantes.

“Usted tiene su código de ADN,  y adentro el ‘modelo’ de cómo se hacen las proteínas”, explica Tafur. “Piense en ello como el” hardware “, y luego tendrá el” software “que lee ese plano. Altera la expresión de sus genes en respuesta a lo que sucede en el medio ambiente “.

Diferentes influencias ambientales y eventos en nuestra vida pueden causar un cambio en la forma en que nuestros genes hacen su trabajo. La epigenética es distinta de las mutaciones, que son cambios reales en el propio código de ADN.

Los genes comprenden la producción de proteína directa de ADN en las células, y pueden funcionar más rápido, más lento o no en lo absoluto, como un control de volumen o un interruptor. Así que la epigenética se ocupa de cómo esta “programación” es cambiada por nuestros entornos y por qué. Los cambios epigenéticos pueden formar la base de muchos factores físicos en nuestros cuerpos que nos hacen únicos, como la rapidez con la que envejecemos, nuestra psicología e incluso las enfermedades.

“No hay duda de que las epigenéticas son de gran interés en la investigación psiquiátrica actual”, dice el Dr. Kenneth Alper, M.D., un psiquiatra que ha estudiado el uso de la ibogaína para el trastorno por uso de sustancias. “Modern Spirit está haciendo lo que se supone que deben hacer los buenos genetistas psiquiátricos: han identificado una muestra interesante de oportunidades. Es un buen pensamiento científico creativo “.

Alper sostiene que lo que es exclusivo del proyecto del Modern Spirit es que está adoptando un enfoque bien establecido para comprender las enfermedades mentales y aplicarlo al campo de la psicodelia relativamente poco comprendido. “Sería una verdadera lástima si todos estos pacientes pasaran por los ensayos de MDMA sin ser sometidos a un hisopo y se guardaran sus muestras de ADN. Esta es una pregunta realmente astuta para tomar “.

La obra de Modern Spirit se ocupa del cambio epigenético provocado por el trauma. “Estamos buscando cosas como pequeñas” etiquetas “biomoleculares que se pueden colocar en la hebra de ADN o la proteína que la empaqueta”, dice Tafur. “Hay otros mecanismos que podemos observar, por ejemplo, el receptor de cortisol”.

El cortisol es la hormona del estrés. Tafur explica que el trastorno de estrés postraumático perturba los ciclos de cortisol; que se vuelve problemático porque la hormona activa un receptor en nuestras células. Y se sabe que la expresión genética de ese receptor está influenciada epigenéticamente. La investigación muestra que las personas fuertemente traumatizadas tienen una expresión diferente del receptor.

Los cambios epigenéticos causados ​​por el trauma pueden transmitirse a nuestros descendientes, un fenómeno llamado “trauma intergeneracional”. Tafur hizo referencia a un estudio realizado por Brian G. Dias y Kerry J. Ressler en el que los investigadores condicionaron a los ratones de laboratorio a temer a un olor químico específico mediante la administración descargas eléctricas. Los ratones transmitieron esta respuesta de miedo a sus hijos y nietos, quienes reaccionaron con miedo, sin sorprenderse, cuando olían el mismo químico.

Entonces, ¿cómo se hereda el trauma? La Dra. Monnica T. Williams, Ph.D., investigadora principal de MDMA para el estudio del trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) con sede en la Universidad de Connecticut (UConn), se centra en las personas de color y en un fenómeno conocido como “trauma cultural”. Estos traumas se comparten entre naciones y grupos de personas a través de la opresión, la guerra o el genocidio.

“Hasta esos primeros estudios epigenéticos con ratones, pensábamos que el trauma cultural se transmitía socialmente”, dice Williams. “Entonces, por ejemplo, tengo malas experiencias con la policía, luego les digo a mis hijos que se mantengan alejados de ellos o que vean mi miedo cuando la policía está cerca y que hereden mi miedo”.

A la luz de nuevas investigaciones, sin embargo, Williams explica que el miedo puede transmitirse biológicamente.

“Así que podría haber tenido malas experiencias con la policía, y nunca las he compartido con mis hijos [y, sin embargo,] todavía tienen este miedo”, dice. “Durante generaciones, donde una cultura de personas ha sido oprimida y hostigada por la policía, se puede ver cómo se desarrolla y se propaga el trauma cultural”.

Los traumas culturales o intergeneracionales pueden tener efectos devastadores para la salud de poblaciones enteras y comunidades de personas. El PTSD, entonces, es una forma en que pueden ocurrir cambios epigenéticos, explica Williams, y se expresa el trauma cultural. “Sabemos que el trauma puede provocar ansiedad, depresión, abuso de sustancias, agorafobia y muchos otros tipos de problemas de salud mental”.

Las personas pueden desarrollar trastorno de estrés postraumático cuando la mente está sujeta a traumas repetidos, lo que hace que uno pierda la capacidad de procesar y dar sentido a esas experiencias. Las personas también sufren los efectos del estigma y la vergüenza vinculados al proceso de curación si no pueden recuperarse lo suficientemente rápido o no buscan ayuda externa.

“Pero lo que sucede con el MDMA es que reduce la ansiedad, el estrés y la vergüenza en torno al evento traumático”, dice Williams. “Para que las personas puedan hablar con su terapeuta de una manera más abierta y acercarse a los recuerdos que han estado evitando”. Ese procesamiento natural ocurre y son capaces de recuperarse y avanzar “.

Por lo tanto, estos patrones psicológicos mejorados pueden representar adaptaciones epigenéticas que pueden transmitirse a los descendientes.

Actualmente, Modern Spirit está recaudando alrededor de USD$ 200,000 para financiar su investigación de laboratorio, lo cual es costoso de realizar.

Tafur explica que ha habido una explosión masiva de interés en la biología de la investigación epigenética. “Su papel en la salud mental no puede ser cuestionada”, dice Tafur. “También hay evidencia de perturbación epigenética en la ansiedad y la depresión. Simplemente necesitamos recopilar más datos “.

Tafur cree que la investigación sobre cómo funciona el tratamiento con MDMA puede abrir la puerta a la ciencia futura en muchas otras formas de curación espiritual. Además, explica que la epigenética es un elemento muy sensible de nuestra maquinaria bioquímica que aún no tenemos los mecanismos directos para entender.

“No sabemos cómo la psicoterapia, la meditación o los estados alterados de conciencia alteran nuestra epigenética, solo sabemos que sí”, dice. “Si entendemos mejor por qué funciona el tratamiento con MDMA, podemos centrarnos en cualquier cosa, desde la terapia de experimentación somática hasta el trabajo de respiración, y explorar cómo estas técnicas espirituales facilitan la curación”.

Traducido por: Silvia Muñoz Campo

Comments